SOÑANDO EN PLATA

SOÑANDO EN PLATA

Como nos viene acostumbrando en las últimas campañas, el primer equipo del Balonmano Pinto, sigue superándose a sí mismo cada temporada.

En lo que a esta respecta, el equipo ha sufrido muchos cambios; ni más ni menos ha tenido ocho bajas de jugadores y ha sumado a otros nueve. Estos últimos muy jóvenes, lo que hacía plantear un primer objetivo de mantenimiento en la categoría y forjar un equipo con las ideas claras para poder competir en el futuro.

Muy lejos de la realidad quedaron esas pautas cuando, a pesar del rejuvenecimiento del equipo, empezó la buena sintonía entre los integrantes y el plantar cara a todos los equipos del nuevo Grupo.

El integrar la figura de Sergio, preparador físico y entrenador de porteros del equipo, nos ha hecho dar un salto de calidad en la preparación de la plantilla.

Nuestra filosofía de trabajo es integrar todos los componentes del balonmano y la parte física es una más. No nos gusta el trabajo tradicional de pesas o correr por correr, de manera que tratamos de ajustarlo a la especificidad del balonmano.

Por eso nuestro preparador trata de adaptar este bloque y sus contenidos al modelo de juego del equipo y las necesidades de cada jugador.
Buscamos hacer del entrenamiento físico algo atractivo y motivante. La idea es poder mostrarles a los jugadores las mejoras tan espectaculares que pueden tener en su juego si se implican y se esfuerzan en ello.
Además del trabajo que hacen a nivel grupal, cada jugador tiene su plan adaptado a sus características y posición en el campo. De manera que hay meses que algunos necesitan perder peso, otros ganar musculatura o ganar explosividad y se trabaja en lo que nos demandan.
Cada mes calculamos el nivel de carga del grupo, para dosificar bien la gasolina según el calendario de competición. Entendemos que la liga la componen muchas semanas y partidos y debemos administrar bien los recursos que tenemos.

También creemos que el rol de los porteros es muy diferente del resto y que además tiene un valor muy importante en el juego, de manera que cada día dedicamos un bloque de trabajo específico para ellos.

Semanalmente, Sergio de manera conjunta con nuestros tres porteros, elaboran un plan de trabajo según el rival de ese fin de semana y lo que necesitan a nivel específico.

Al igual que el resto de jugadores, además de realizar un entrenamiento en común como equipo y en puestos como porteros, tienen su plan personalizado ajustado a su edad, estado de forma, lesiones, peso y características individuales.

Nos gusta mucho la variedad de estímulos e innovar en las tareas y entrenamientos.

Por otro lado, el cambio de grupo también ha sido muy duro, más equipos profesionales candidatos al ascenso a la división de Plata del Balonmano español: grandes jugadores, un juego mucho más rápido, porteros increíbles… y por supuesto, viajes más largos.

Todas estas trabas las han ido superando nuestros chicos, que han demostrado en cada entrenamiento y partido que han venido a dar guerra y que tienen un objetivo muy claro: Jugar la fase de ascenso a Plata Masculina.

Tras algunas rachas irregulares del equipo, donde hemos sufrido bajas importantes por lesión,primero fue Álvaro Fuerte el cual era un pilar de la defensa y después Roberto Carmona, uno de los directores del juego; últimamente estábamos mostrando nuestra mejor versión, donde los más jóvenes ya se han adaptado al modelo de juego y todos tienen claro qué hacer en cada momento; lo que nos llevo a realizar un muy buen partido en Granada, cuando parecía que el objetivo de fase era imposible y a partir de ahí encadenaron una racha de victorias y buen juego de todos los integrantes.

La clasificación nos sitúa en cuarta posición a tan solo dos puntos de disputar la fase, con partido directo en casa contra el segundo clasificado, Caserio.

La situación nos hace parar en nuestro mejor momento justo el fin de semana antes de enfrentarnos a los de Ciudad Real.

A la espera de que los órganos competentes decidan qué hacer con la competición solo nos queda agradecer a todos los jugadores su entrega y sacrificio, al cuerpo técnico el trabajo y a todo el Club por el apoyo incondicional que tiene siempre el Primer Equipo.

Sin duda esta plantilla tiene mucho que decir, y si no es en esta campaña habremos obtenido suficiente experiencia para en la próxima no cometer los mismos errores y volver más fuertes que nunca.

A título personal como entrenadora del equipo solo tengo buenas palabras para la plantilla, esta temporada hemos crecido como equipo y nos hemos ganado el derecho a seguir soñando; solo queda seguir trabajando en la misma línea y seguro que algún día, ese sueño se hará realidad.

Gracias, princesas.